pensando

Cuando se organiza un espacio en un hogar, una zona de trabajo o simplemente, en un ambiente polivalente en el que se requiere un apartado para realizar trabajo mental; tenemos que tener en cuenta muchos factores que beneficien a esta labor.

sede-de-airnbnb-en-dublin

No existe una norma que podamos aplicar específicamente, como en otros tantos casos, pero si tenemos que marcar unas directrices básicas. Los espacios para pensar tienen como norma estar lo suficientemente aislados o definidos, para que se pueda realizar la labor precisada. Habitaciones cerradas al espacio común, ya sea por puertas, como por separadores plegables o por distribuciones que nos “escondan” del espacio general.

habitacion-secreta

Otro elemento que se debe tener en cuenta es la iluminación. Los trabajos mentales requieren varias etapas: concentración, observación y meditación. En todas estas etapas, la iluminación es esencial para que se desarrollen correctamente.

despacho

Una iluminación directa en la zona de trabajo para la observación, una luz indirecta y ambiental para la concentración y una luz tenue y suave para la meditación… todo esto combinado para las diferentes fases, lograrán un espacio perfecto para pensar.

contemporary-home-office

En cuanto a los colores y ambientación, podemos contar con diversas herramientas para desarrollar este espacio. Los colores para paramentos verticales pueden tener una gran influencia en la función. Tonos de color tenues y suaves, podemos usar infinidad de revestimientos, dependiendo del estilo y función específica de la zona; pero lo que si debe ser presente, es que estos espacios permitan la labor precisada. Tienen que ser de movilidad confortable para su usuario, que le permita aislarse y concentrarse.

sala-yoga

El uso de materiales suaves, sin aristas, cálidos, son casi siempre lo preferidos, pero no siempre. Podemos encontrar zonas más tecnológicas, de aristas vivas; pero casi siempre se encuentran espacios más amables para esta función.

cubo-zhen

La compañía Google ha sido pionera en la utilización de espacios creativos para sus sedes. Siempre buscando espacios para motivar a su personal y tener una actividad constante de creatividad, se dieron cuenta que necesitaban espacios para permitir trabajar individualmente o en pequeños grupos, para meditar o para simplemente aislarse del resto. Por eso crearon espacios singulares que permitieran estas funciones, espacios para pensar.

google-espacios-para-trabajar

google-espacios-para-concentrarse

google-esfera

Los ejemplos son tan variados, como variadas somos las personas, pero siempre buscaremos esas normas, para fortalecer el carácter del Espacio para Pensar.

Anuncios